domingo, 21 de febrero de 2016

Club de lectura: EL LORO DE FLAUBERT


Este viernes 19 tuvimos la reunión del club de lectura en torno al libro "El loro de Flaubert". Ha sido una reunión más corta que la novela de la semana pasada y con opiniones mayoritariamente comunes entre todas las asistentes.   
A la mayoría de las personas no les gustó demasiado la novela, incluso hubo dos personas que no terminaron el libro, sino que decidieron dejarlo a la mitad de la lectura. Sólo una de las personas del club de lectura, que no estaba presente por motivos laborales, dijo que sí había disfrutado muchísimo de la lectura de este libro, tanto que lo había leído dos veces seguidas.


Yo inicialmente estaba con el grupo "no me gusta" hasta que avancé en la lectura y empecé a entrar en el peculiar sentido del humor del novelista y cuando leí los dos capítulos que más me han llamado la atención (el relatado por la mujer y el escrito por el narrador de la novela respecto a su vida y su esposa), éstos me gustaron tanto que cambiaron totalmente mi manera de pensar acerca de la novela y tengo que decir que finalmente me ha gustado.

A la mayoría de las personas nos gustó el estilo narrativo del autor de la misma, sin embargo el mayor problema con esta lectura ha sido la falta de preparación para la misma: no se trata de una novela al uso sino que se trata de una especie de ensayo sobre la vida de Flaubert escrito de la manera más original que jamás he visto en una biografía, en el que la novela y la ficción se da únicamente en la parte del narrador de la novela, un médico fascinado con la vida de Flaubert que decide averiguar cuál de los dos loros fue en realidad el loro de Flaubert. 

Digo que el problema ha sido la falta de preparación porque del devenir de la conversación de la reunión me dio la impresión de que todas nosotras pensábamos que iba a ser una novela en sí misma y no un ensayo o una biografía, y que ninguna de nosotras teníamos los conocimientos previos de Flaubert, su vida o sus coetáneos. Aún así, eso no pareció ser un problema: una de ellas decidió investigar la vida, obra y milagros de los demás escritores o artistas nombrados durante la novela, o sus obras, y otras parecieron disfrutar de las frases de Flaubert.

Sin embargo, una de las compañeras estaba muy disgustada con el carácter de Flaubert y el modo en que parecía tratar a las mujeres, o al menos a una de ellas, y eso ha hecho odiar al objeto de estudio del libro durante toda la lectura. Y sí que todas estábamos de acuerdo conque Flaubert no era nada parecido a una pareja ideal, aunque particularmente yo sentía más compasión que odio por él.

Otra de las compañeras se quejó con indignación de que toda la novela era una mentira porque se llamaba El loro de Flaubert y no salía el loro por ningún lado y a ella todo esto no le había parecido bien pese a que todas ya habíamos comentado que el loro no era nada más que un macguffin, un recurso, incluso una metáfora o una reflexión acerca de lo que es real o lo que no.

Algo en lo que todas estuvimos de acuerdo fue en la existencia de frases grandiosas tanto en las novelas como, y sobre todo, en las cartas que Flaubert enviaba a sus amigos, familiares y amantes, aunque creo que esas frases las guardaré para la reseña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...